domingo, 28 de mayo de 2017

Stephen King

Es curioso que de obras literariamente imperfectas salgan historias interesantes para el cine, incluso obras maestras. Por ejemplo, y para el tema sobre el que quiero escribir ahora, la adaptación de la novela El exorcista, de William Peter Blatty, dirigida en 1973 por William Friedkin, o la película basada en El resplandor, de Stephen King, adaptación de 1980 por Stanley Kubrick.

Confieso que precisamente conocí los argumentos de Stephen King a través de la pantalla y que siempre me resultaron atractivos. La milla verde (1999), de Frank Darabont, o la adaptación para la televisión de El misterio de Salem’s Lot (1979), de Tobe Hooper, son los mejores ejemplos que ahora mismo se me ocurren.

Que yo sepa no hay adaptación al cine en el caso de una de las novelas recientes del escritor de Maine, Doctor Sueño (Plaza & Janés, 2013), pero en ella nos encontramos frente a la que quiso ser, por lo menos en cuanto a la publicidad que se le dio, la continuación de El resplandor. No es exactamente así, porque en realidad se trata de la puesta al día del personaje de Danny (el niño que corría los pasillos del hotel Overlook en su intranquilizador triciclo), que en 2013 es un borracho arrepentido cuyos avatares narra King con unas sorprendentes dosis de realismo y un buen oficio que me han recordado, a veces, a las expansiones del beat norteamericano de los años cincuenta. No necesitaría esta novela de aditamentos fantasmagóricos para ser una obra más que aceptable, con su carga de crítica social y su descripción detallada, hiperrealista casi, de la sociedad norteamericana de hoy. Más aún, y paradójicamente, porque son su alma mater, tales aditamentos le menguan calidad.

Así que me he quedado pensando en el buen escritor que podríamos haber disfrutado todos estos años si King no se hubiese dedicado a meter miedo (y no quiero decir con esto que sea King un mal escritor), aunque también es posible que, de no haberlo hecho, ni siquiera hubiera encontrado editor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario