miércoles, 12 de abril de 2017

‘De cuerpo presente. Vida, anécdotas y curiosidades de 13 sepultureros’, de Jesús Pozo

Provoca fascinación, temor, repelencia. No deja indiferente a nadie. Todos nos cobijaremos algún día bajo su manto de ausencia severa, para, queramos o no, integrarnos a la nada de la que salimos. Y, sin embargo, siendo tan importante para la vida, no es frecuente encontrar libros que traten de la muerte. No ya desde un punto de vista metafísico, sino con visión material, municipal, de mero cementerio. Lo hace sin despeinarse el periodista Jesús Pozo (buen apellido para tratar de enterradores) en De cuerpo presente. Vida, anécdotas y curiosidades de 13 sepultureros (La Esfera de los Libros, 2011).

Entrevista Pozo -y obtiene respuestas casi de ultratumba- a trece enterradores de varios lugares de España. Y entre anécdota y anécdota, entre peripecias personales que han llevado a estos hombres y mujeres a dedicarse al oficio que nadie quiere y que todos necesitamos, nos regala un magnífico manual de la muerte que trata sobre legislación, arquitectura, historia, sucesos o política funeraria en nuestro país desde que Carlos III ordenase, en 1787, separar a los muertos de los vivos y, como medida de higiene, sacar los enterramientos de las iglesias y crear cementerios fuera de las poblaciones.

Así, nos enteramos de cómo está el mercado de las flores y de que la crisis ha jorobado a las floristerías tradicionales para beneficiar a los bazares que las venden de plástico. O de que un sepulturero, que ve lo que ve (recuérdese que los enterradores también desentierran), recomienda, carpe diem: “antes de trabajar aquí pensaba en ahorrar, y ahora te digo que no”. Conocemos, además, que hay una orden religiosa (los fossarios) que se fundó en Guadix en 1953 para trabajar en los cementerios, y que se extingue por “falta de vocaciones”. Y también que una niña, hija de enterrador, le dice a su compañera de colegio, hija de médico, que su papá “remedia lo que yerra el tuyo”.

En fin, documento, sensibilidad y sentido del humor, en unas cuantas páginas entretenidas pero que nos harán pensar un poco y fijarnos en que, tarde o temprano, ella llegará y más vale que nos pille preparados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario