martes, 28 de marzo de 2017

'Extraños sucesos navales", de Víctor San Juan

Jamás he visto ataque más furibundo a la ficción que el que nos provee el ingeniero naval y capitán de yate Víctor San Juan en su libro Extraños sucesos navales (Nowtilus, 2016). En él nos cuenta, con gran detallismo, quince acontecimientos de la mar (que de extraños, por cierto, no tienen mucho), sin escatimar datos sobre barcos, cargamentos, batallas..., todo un alarde documental digno de alguien bien informado sobre la historia y las artes que tienen que ver con su profesión. Pero, como sucede tantas veces cuando los técnicos se meten a escritores, el cuidado de la redacción no siempre se adecua a la de un libro divulgativo, por lo que en ocasiones nos recuerda demasiado a la de un sobrio informe sin mayor interés para el profano.

No es de extrañar, por tanto, su negativa visión de la ficción. Así, Hollywood es para San Juan “santuario de la estulticia” y las películas navales basadas en hechos reales, pero no documentales, son “enredo de tergiversaciones con un fondo de verdad” (pobres de nosotros, si la ficción fuera otra cosa). De ese desprecio, por supuesto, tampoco se libra la novela, pues dice de una (naval, también) basada en la realidad, que mezcla “muchas cosas” (si no, digo yo, no sería una novela), que “está escrita no sin cierto talento como literatura de evasión” (¿qué esperaba de una novela, que fuera simple tratado de técnicas de navegación o mero compendio de sesudos y aburridos informes?) y que “aún en nuestros días puede leerse con cierto interés... si uno sabe lo que está leyendo” (no creo que para degustar una obra de ficción tengamos antes que conocer, por narices, todos los detalles reales en los que se basa, como si aquella no se bastara a sí misma).

Pese a todo, creo que este libro de mar es una lectura interesante, tal vez porque, mal que le pese a su autor, algunas historias son tan literarias y parecen tan de ficción (como la del gato Oskar, superviviente a tres naufragios de guerra seguidos), que solo por ellas merece la pena leer todo el rollo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario